25 feb. 2014

Aprendiendo a aprender

A día de hoy, con el peso que se le está dando a la formación pedagógica de todos aquellos/as profesionales que se dedican o quieren dedicarse al complicado e intenso mundo de la docencia, parece que va quedando claro que diseñar una acción docente no solo consiste en la búsqueda y selección de contenidos y en el planteamiento de unos objetivos más o menos bien redactados. Muy al contrario, día a día se va indagando mucho más en distintos aspectos metodológicos que pueden marcar diferencias claras dentro de los diferentes procesos formativos que se diseñan.


Así pues en esta entrada, me gustaría prestar atención a la existencia una serie de factores que influyen de manera más directa en nuestro aprendizaje, se trata de aspectos que como docentes quizás determinen si nuestra acción formativa es de calidad o no y si finalmente se consiguen los objetivos que inicialmente nos planteamos

Llegados a este punto, a lo largo de esta entrada me gustaría sacar a relucir tres aspectos que creo fundamentales dentro del aprendizaje, que no son otros que:
  • La percepción. 
  • La atención.
  • La memoria.

 

la percepción

Para comenzar, la percepción podríamos definirla como “la manera de interpretar la información o la realidad”, y se puede desglosar a su vez en distintos momentos o fases:
  1. Recogida sensorial: búsqueda y recogida de información a través de los sentidos.
  2. Traducción: Codificación en impulsos nerviosos.  
  3. Comparación con otras experiencias previas.

En este video que a continuación os pongo en un link, Elsa Punset hace un acercamiento interesante al mundo de la percepción y su influencia en nuestra forma de interpretar el mundo que nos rodea:



la atención

Con respecto a la atención podríamos decir que es una forma de “Cerrarse al mundo exterior para centrarnos en lo que nos interesa.”

En este sentido, como docentes debemos tener en cuenta distintos factores relacionados con el alumnado que pueden influir en su nivel atencional y rendimiento, tales como:
  1. Motivación (expectativas, metas, deseos respecto al estudio)
  2. Personalidad (aptitudes y actitudes para el estudio)
  3. Conocimiento (conocimientos previos del alumnado)

Si bien la capacidad de atención es limitada, lo que parece claro es que puede entrenarse para sacarle un mayor rendimiento.
Como aspecto curioso, a continuación os muestro un video de Nathional Geographic en el que se trabaja sobre la idea de si las personas pueden o no ser multitarea a nivel atencional.

¿Cerebro multitarea? National Geographic

la memoria


Por último, podemos ver el concepto de memoria, uno de los componentes en los que más se ha centrado la educación tradicional y que puede interpretarse como “la capacidad de retener y recordar determinada información a lo largo del tiempo”, que de esta manera y a grandes rasgos constaría de tras pasos fundamentales:
  1. Recepción.
  2. Retención.
  3. Recuerdo.



Para entender un poco mejor este último concepto aquí os dejo un último video extraído del programa REDES, en el que entre otras cosas se hace referencia a que la memoria no es ilimitada, sino que más bien depende tanto del contexto como de la frecuencia y la consolidación.



Para finalizar, creo que es importante que todos aquellos/as que nos dedicamos de una forma u otra al mundo de la educación, seamos capaces de comprender que, factores como estos que acabamos de ver, están en completa interrelación e influyen de forma directa en cualquier proceso de enseñanza-aprendizaje, razón por la cual existe la necesidad, y desde mi punto de vista la responsabilidad de tenerlos en cuenta a la hora de desarrollar acciones formativas de calidad que posibiliten un aprendizaje significativo centrado en las experiencias y capacidades de cada persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario