13 ene. 2015

S.O.S. ¡¡¡ Llegó el 2º Trimestre del curso !!!

Tras las vacaciones de navidad, volvemos a la "normalidad" en el trimestre que, si me lo permiten, es el más "importante" del curso...
Así que toca hacer repaso de las fortalezas y las debilidades que el niño o la niña se ha encontrado en el primer trimestre y prepararlos para mantener las primeras y superar las segundas.


fortalezas y debilidades:


Cada vez que finaliza un trimestre, me parece muy importante hacer un análisis realista de las notas con los niños.
Cuando empecé a hacerlo, suponía que el niño debía de estar un poco harto de mirar y remirar sus notas: primero con el profe, luego con sus padres, después con los abuelos, con los amigos, etc... pero cuál fue y sigue siendo mi sorpresa cuando, en muchas ocasiones, muchos de los niños desconocen en parte o en su totalidad, el significado numérico que les han puesto. Esto podría llevarnos a una "discusión" sobre la forma de plantear las notas, incluso cuando estamos hablando ya de adolescentes que están en la ESO. Pero como este no es el tema que hoy nos ocupa... continúo...

Lo primero que debemos hacer es explicarles lo que significa cada número del 1 al 10 y para ello, la mejor forma, como siempre, es la visual. Doy varios ejemplos que he ido aplicando:
  • usando una línea como si fuera un termómetro con los números del 1 al 10
  • con los colores de un semáforo: rojo, para los números del 1 al 3, naranja para el 4 y el 5, y verde, del 6 al 10
  • con caritas que van de una muy muy triste (el 1) a una súper contenta (el 10)
Una vez entienden que los números van asociados a un significado que está graduado de menor a mayor rendimiento, pasamos a mirar sus notas y a colocarlas en esa escala que les hemos pintado.

Lo más importante es que "VEAN" sus notas, que transformen esos números en un auto-análisis del rendimiento que han tenido durante el trimestre y que sean capaces de ver qué cosas han hecho bien y qué cosas deben mejorar...

Debemos ayudarles a ver tanto aspectos relacionados con cada materia concreta, como "hago muy bien las lecturas comprensivas" o "debo mejorar en las divisiones" o aspectos más generales, como por ejemplo "hago las tareas yo solo" o "debo leer mejor antes de hacer los ejercicios".

Como siempre, es muy importante no culpabilizar al niño ni centrarse solo en la negativo, valorando lo que se ha conseguido. Siempre les digo a los padres que intenten visualizar una balanza en la que haya equilibrio entre esas fortalezas y esas debilidades que los niños van descubriendo sobre sí mismos.

establecer un plan


Y siempre, siempre, siempre, para que un trabajo de auto-análisis sea efectivo, debemos acompañarlo de una estrategia.
Para ello, debemos intentar convertir las debilidades en metas, y esas metas en acciones concretas.

  • Por ejemplo, en el caso que poníamos antes de "debo mejorar en las divisiones", podemos comprar o imprimir un cuadernillo de divisiones y marcar como pauta hacer dos divisiones al día además de la tarea que le manden en el cole.
  • En el caso de "debo leer mejor antes de hacer los ejercicios" podemos poner como pauta que el niño no puede resolver un ejercicio sin escribir primero en una hoja aparte lo que debe hacer con sus propias palabras.

Durante este proceso de establecer un plan, lo importante es ser creativo, escuchar al niño y haber pensado un poco en estas acciones previamente.
Es decir, cuando vayamos a trabajar las notas y el auto-análisis con el niño, el adulto ya debe saber las conclusiones a las que se va a llegar y las soluciones que se van a poner en marcha, pero esto no debe ir en contra de hacer partícipe el niño.

cumplir el plan: ¡¡¡ 2º trimestre !!!


Muchas veces, los padres y madres que vienen al centro son muy ingeniosos a la hora de buscar soluciones a los problemas que se van encontrando a la hora de educar a sus hijos, pero fallan en la constancia a la hora de poner en marcha durante un tiempo prolongado lo que se han propuesto.

Así, siempre recomiendo a los padres NO RENDIRSE y dejar por escrito las metas que se quieren alcanzar y colocarlas en un sitio visible.

Además, siempre ayudan mucho las hojas de registro, es decir, una lista en la que se ponen los días de la semana y lo que el niño debe hacer cada día. La utilidad es doble: primero para que él sepa de forma autónoma lo que debe hacer, y segundo para poder comprobar que lo ha hecho y acompañarlo a diario en ese esfuerzo.

Siguiendo los ejemplos anteriores:



Y aquí es donde viene mi explicación de por qué el 2º Trimestre es el más importante: no sólo tenemos la oportunidad de hacer que mejoren en las asignaturas, sino que tenemos por delante una de las épocas escolares más prolongadas y con el nivel "justo" de exigencia (ya no es el primer trimestre, en el que el niño se está adaptando, ni el tercero, en el que lo importante son las notas de final de curso) en la que podemos:

enseñar
a los niños y niñas
a mirarse,
a analizarse
a quererse
y a intentar ser cada día más felices consigo mismos


No hay comentarios:

Publicar un comentario