30 sept. 2014

Razonamiento II

En mi entrada anterior hablamos sobre cómo trabajar el razonamiento matemático. En concreto, cómo acercar al niño o niña a las operaciones básicas y a su aplicación práctica.



Hoy continuaremos con los pasos para hacer un problema... Y una vez más veremos que la clave está en la práctica sistemática de un método!!!

Pasos para hacer un problema:


Antes de empezar con este proceso, es muy importante estar seguro/a de que el niño/a sabe aplicar todas las operaciones (pero SABE con mayúsculas, es decir, lo tiene claro clarísimo)... Y cuando digo aplicar me refiero a que sabe, entiende, explica, pone ejemplos y resuelve problemas sencillos.
No es meramente un APRENDIZAJE TEÓRICO, ya que al decir, por ejemplo, que "sumar es juntar o unir", podría estarlo recitando de memoria sin interiorizarlo ni saber aplicarlo...
En este caso, lo deseable para empezar a explicar los problemas es que el niño/a haya desarrollado un APRENDIZAJE PROCEDIMENTAL, es decir, que conoce el procedimiento y lo aplica.

Y ahora sí, explicamos los pasos que se deben seguir a la hora de hacer un porblema.
Igual que en el caso de las operaciones, adjuntamos un esquema de los pasos, pero lo ideal es ir elaborándolo con el niño mientras se le van explicando.


Como vemos, hay 6 pasos para elaborar un problema... y normalmente los niños/as van del 1 al 5 directamente... leen el problema y deciden qué operación hay que hacer...
En la mayoría de los casos, no es que el niño/a haga rápidamente y de forma mental los pasos 2, 3 y 4... sino que desarrollan el EFECTO ADIVINACIÓN!!!
Este efecto se produce de la siguiente manera: el niño/a te mira fijamente y casi sin volver a leer el problema, dice "hay que sumar"... analiza tu reacción y, en caso de no verte muy convencido, cambia de operación... y así hasta que acierta!!

De ahí viene el STOP, sobre todo en el paso 2, en el que debemos ayudar al niño a explicar el problema de forma manipulativa (de nuevo con lápices, lentejas o gomas) o a través de un dibujo del problema, en el que:

  • se "junten" los elementos (suma),
  • se "quiten" o se "halle la diferencia" entre elementos (resta),
  • se "repita" el mismo números de elementos muchas veces (multi)
  • o se "repartan" los elementos en partes iguales (divi)


Para desarrollar estos pasos ya se recomienda hacer por escrito los pasos en una libreta que podemos destinar para la práctica específica de los problemas.
En el aprendizaje de las operaciones, no es necesario hacer los problemas ni las operaciones por escrito (a no ser que se considere oportuno aprovechar para que el niño/a practique algunas de las operaciones), pero en este caso, lo que se pretende es que el niño/a "vea" los pasos y no necesite el apoyo del problema que se le da; es decir, que al visualizar el problema y realizar un dibujo o representarlo de forma manipulativa, pueda escribir los "datos" y el "me piden" de forma adecuada y realizar las operaciones sin volver a recurrir al enunciado del problema.

Práctica, práctica y práctica:

Para practicar, vuelvo a recordar la importancia de hacerlo siempre de la misma manera. Aunque a veces pueda resultar tedioso (y sin duda el niño/a nos lo hará saber), lo que se pretende es que el niño/a asimile un procedimiento, por lo que es necesario seguir siempre los mismos pasos y repetirlos hasta que se interioricen.

Así, mi recomendación es:
  1. Leer el problema en voz alta al niño/a (poco a poco ir prescindiendo de este paso)
  2. Que el niño/a lo lea para sí mismo/a las veces que lo necesite.
  3. Que el niño/a imagine el problema y lo represente con lápices u otro elemento o lo dibuje. En ambos casos, el niño debe explicar qué ocurre en el problema (si salen pasajeros de un avión, si el cocinero compra comida y va gastándose dinero, si hay que colocar caramelos en bolsas, etc). Para los niños/as a los que le cuesta mucho este paso, podemos ayudarlos a imaginar detalles como el nombre del protagonista del problema, el lugar en el que está, o incluso hacer un teatrillo, en el que él represente a ese personaje.
  4. Una vez sabemos que lo ha comprendido, le pedimos al niño/a que escriba los datos del problema. Es muy importante que los separe y que ponga solo lo imprescindible (por ejemplo: *tiene 150 caramelos *reparte 2 a c/compañero)
  5. A continuación, el niño/a debe escribir el "me piden" que, aunque normalmente coincide con la pregunta del problema, a veces hay que buscarla (por ejemplo, ¿cuántos niños hay en clase?)
  6. El niño ya puede hacer las operaciones y resolverlas. Se le irá pidiendo que explique qué es cada uno de los resultados obtenidos (por ejemplo, 150:2=75, que son los compañeros que tiene)
  7. Por último, escribe la solución, escribiendo una frase completa, no solo la cifra que aporta el resultado.

El OBJETIVO FINAL es que el niño/a, tras leer un problema, desarrolle los pasos de forma mental y cada vez vaya necesitando menos escribir y desglosar los pasos que aquí se explican.
Sin embargo, tanto si el niño/a está empezando a realizar problemas como si va "arrastrando" dificultades a la hora de realizarlos, se recomienda un amplio periodo de práctica antes de permitirle dejar de desglosar todos los pasos.


Así que mucho ánimo y mucha paciencia!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario