18 nov. 2014

Técnicas de comunicación en pareja II



En mi anterior entrada expliqué algunas técnicas de comunicación, pues es hora de pasar de la teoría a la práctica. Para ello, les voy a proponer algunas actividades que pueden desarrollar para trabajar dichas técnicas.


“Comunicar es una técnica que todos podemos aprender: sólo exige entrenamiento”



 Para saber Qué decir, por qué deseas decirlo y cómo vas a hacerlo.


- Primero piensa cuatro propuestas que desearías hacer a tu pareja.
- Escribe en un papel qué vas a decir, por qué se lo vas a decir y el cómo se lo vas a decir.
- Revisa la coherencia de los tres componentes, si no existe coherencia en alguno intenta modificarlo.
- Una vez confirmada la coherencia de los componentes del mensaje hazle la propuesta a tu pareja y comprueba el resultado. 

Raramente seremos mal interpretados cuando hemos cuidado la coherencia de estos tres elementos.

Para No hablar del pasado

Durante una semana registra todas las referencias que haces sobre el pasado, apuntando lo que has dicho y las consecuencias del comentario, clasificándolas en:   

- Positivas: han ayudado a mejorar las cosas
- Negativas: han traído malos recuerdos o/y han empeorado las cosas
- Neutras: Ningún efecto 

Una vez realizado el registro, recapacita sobre el objetivo de dichos mensajes. Puedes intentar convertir todas las referencias que has hecho del pasado en mensajes enfocados al presente y al futuro y utilizarlos en las siguientes comunicaciones. 



Este ejercicio nos ayudará a darnos cuenta de la poca utilidad que tiene remover el pasado cuando lo hacemos con la intención de recalcar cosas negativas o hacer comparaciones. 

Para ser específico y ser breve

Si crees que tiene problemas a la hora de ser específico y/o breve piensa cinco temas sobre los que te gustaría proponerle un cambio a tu pareja: demostraciones de cariño, tiempo de ocio, relaciones sexuales, relación con los amigos… 


Una vez pensado los temas, escribiremos lo que queremos cambiar exactamente y al lado una pregunta que se pueda responder con un SI o un NO. 

Cuando tengas las cinco preguntas escritas elije un momento adecuado para comentarle a tu pareja que te gustaría hacerle unas propuesta y saber su opinión al respecto. 

Para no decir siempre y nunca

- Primero hay que ser conscientes de cuando utilizamos estas expresiones, para ello apunta en un papel cinco frases en las que las dices.
- Reflexiona sobre las creencias, situaciones, porqués u opiniones que te hacen utilizar dichas expresiones.
- Argumenta las razones en cada caso para señalar que esos absolutismos no son adecuados.
- Por último, sustituye el “Siempre”-“Nunca” por palabras más adecuadas. 

Para Limitar la sinceridad

Para hacer esta actividad, piensa en mensajes que hayas dicho a tu pareja y que pienses que son desagradables o que tienen poca utilidad en la comunicación, por ejemplo: 

- Si volviera a vivir no me casaría.
- Preferiría que fueras más alto.
- Ya no tienes edad para hacer esas cosas. 

Una vez identificados, contesta a las siguientes preguntas: 

1.- Por el hecho de decirlos, ¿va a cambiar ese aspecto? 
2.- El comentárselo a tu pareja, ¿te hace sentir bien?
3.- ¿Va a ayudar ese comentario a la calidad de la relación o de la convivencia?
4.- ¿Te ayuda de alguna manera el expresarlo?
5.- ¿Es positivo para tu pareja que ese tema se mencione? 

Si la respuesta es afirmativa en al menos 3 de las 5 preguntas, vale la pena mencionárselo, intentando hacerlo de manera positiva y no de forma crítica o despectiva. Si por el contrario, la respuesta es negativa en al menos 3 de las 5 preguntas, recapacita!.



Les animo a leer en compañía de sus parejas mi anterior entrada y entre ambos identificar cual de las técnicas de comunicación mencionadas les gustaría mejorar y que mejorara el otro. A continuación proponerse durante una semana llevar a cabo el ejercicio que corresponda, para pasada la semana comentar los resultados obtenidos. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario