24 feb. 2015

¿Cómo puedo mejorar la atención de mi hijo/a?

En el cole me han dicho que mi hijo/a no presta atención en clase y que debo trabajarlo con él/ella... ¿puedo hacerlo por mi cuenta en casa o debo llevarlo a un especialista? ¿cómo lo hago?

En este caso, como siempre recordamos, lo mejor es dejarse guiar por el propio profe, ya que es él quien conoce las características del niño/a y la gravedad o el alcance que tiene la situación, por lo que es el que mejor puede recomendar asistir a un gabinete o que se trabaje en casa de forma más "informal".

Qué es la atención:


Para poder trabajar la atención con nuestro hijo/a en casa, lo primero que debemos saber es qué es la atención, ya que es algo complejo que incluye muchos aspectos, como:
  • orientar la mente hacia algo en concreto,
  • seleccionar a qué queremos dirigirnos,
  • mantenernos observando durante un determinado periodo de tiempo,
  • distribuir nuestros recursos mentales para poder hacer varias cosas al mismo tiempo,
  • etc.
Para resumir un poco, podemos hablar de tres tipos de atención:

  • Atención dividida es la capacidad de prestar atención a varias cosas a la vez, por ejemplo, escuchar al profe y tomar apuntes.
  • Atención selectiva es la capacidad de prestar atención solo a una cosa, que se encuentra mezclada con otras. Algunos ejemplos serían buscar en un texto la respuesta a una determinada pregunta o escuchar al profe a pesar de que un compañero esté haciendo ruido.
  • Atención sostenida es la capacidad de mantener la atención activa durante un periodo de tiempo más o menos largo. Por ejemplo, prestar atención a una explicación completa.

Cómo trabajar la atención


Tal y como Nayra nos comentó hace unos meses en su enlace sobre la estimulación cognitiva, lo más importante a la hora de trabajar cualquier capacidad básica es la constancia. Así que, se puede trabajar en casa, siempre que tanto el niño como nosotros nos comprometamos.
  • ¿Con cuánta frecuencia? Con dos o tres veces por semana basta, pero se recomienda establecer unos días fijos, como si fuera una actividad extraescolar.
  • ¿Cuánto tiempo? Unos 15 minutos, aunque dependerá de cada niño/a, ya que la idea es ir aumentando el tiempo de trabajo de la siguiente manera: 15 minutos – pausa – 15 minutos – pausa, etc.
  • ¿En qué momento del día? Antes de empezar, o cuando los niños ya llevan un tiempo realizando las tareas del cole (por ejemplo para cambiar de actividad o tema). Nunca dejarlo para el final, pues la fatiga se habrá acumulado y no resultará efectivo.

La recomendación general es probar primero el juego antes de trabajarlo con el niño/a y comprobar que se adapta a sus capacidades. Además, es recomendable intercalar ejercicios en papel y ejercicios en el ordenador, de forma que el niño/a no se acostumbre a trabajar siempre en el mismo formato.

Pero sobre todo, sobre todo, sobre todo, con una buena actitud por parte del adulto y de los niños/as, intentando que sean 15 minutos agradables, sin presiones ni recriminaciones.

Según nuestra experiencia, las mayores dificultades se suelen encontrar en la atención selectiva y en la atención sostenida, por lo que a continuación presentamos enlaces de ejercicios que se pueden hacer en casa, tanto online, como en papel.

  • Juego de los puntos, en el que el niño/a debe reproducir un modelo formado por puntos de diferentes colores y en diferentes posiciones.
  • Juego del supermercado, en el que el niño/a debe ir seleccionando los elementos de la lista que le piden en un tiempo determinado y teniendo en cuenta la forma y el color de los productos.
  • Atento, conjunto de juegos específicos para trabajar los tres tipos de atención, en el que el niño/a debe ir realizando diferentes tareas dentro de un tiempo determinado.
  • Copiar dibujos dentro de una cuadrícula y teniendo en cuenta los gustos personales del niño/a, ya que en este enlace podemos encontrar muchos modelos o realizarlos nosotros mismos.
  • Laberintos, en el que el niño/a debe seleccionar el camino adecuado para llegar al final del camino.
  • Encontrar la diferencia, donde el niño/a debe encontrar las diferencias entre dos imágenes aparentemente iguales.
  • Puzzles, en los que el niño/a debe colocar cada pieza en su lugar, pudiendo elegir tanto la temática como el nivel de dificultad.
  • Simón, en el que el niño/a debe reproducir tanto el color, como el orden y el sonido en el que se pulsan las teclas del conocido juego del Simon.
  • Juegos de unir puntos, en los que el niño debe seguir el orden de los números.
  • Colorear mandalas o cualquier dibujo, ya que el niño debe estar concentrado para no salirse y para combinar de forma adecuada los colores.

Esta es una pequeña selección de la gran cantidad de juegos que se pueden encontrar en internet para trabajar en casa las capacidades básicas. En casi todos estos enlaces se pueden encontrar más y más juegos relacionados y actividades descargables que se pueden imprimir.

Ánimo y a trabajar con constancia y paciencia!!




No hay comentarios:

Publicar un comentario