24 abr. 2017

Las princesas pueden anular la libertad de tus hijas…

La infancia es uno de nuestros mayores tesoros, ser niño sólo se es una vez en la vida y lo cierto es que de esto sólo te das cuenta cuando ya eres adulto. Por eso hay que proteger la infancia, dejar que los niños sean niños durante el tiempo que les toca serlo porque para ser adultos ya tendrán el resto de su vida.
Estamos en la era de la “Hipersexualización” de la infancia, ·se sexualizan las expresiones, posturas o códigos de la vestimenta considerados como demasiado precoces para los niños y niñas”
Esta hipersexualización hace que la transición de la infancia a la adolescencia sea cada vez más acelerada: la intrusión precoz en la sexualidad puede provocar daños irreversibles puesto que los niños no están preparados ni física ni mentalmente para dar ese paso.
Hace dos años, la ahora ex redactora jefe de Vogue Francia publicó un reportaje fotográfico en el que aparecían niñas de unos ocho años maquilladas, vestidas de forma sugerente (como mujeres adultas) y posando como las modelos que estamos acostumbrados a ver en la famosa revista. Este reportaje fue motivo del despido de la redactora jefe que llevaba las riendas de la edición francesa de Vogue desde el año 2001, ¿el motivo? Carine Roitfeld escandalizó a toda Francia con este reportaje que rozaba lo excesivo y puso en boca de todos el debate sobre la hipersexualización de la infancia.

Es alarmante la gran cantidad de imágenes sexuales que rodean constantemente a los niños y niñas: niñas presentadas en los medios como miniadultas, sexualmente excitantes, con preocupaciones y conversaciones sobre manicura, pedicura, tallas, bolsos, tacones y maquillaje. Este patrón responde sin duda a necesidades del mercado de consumo. Se está exponiendo a nuestros hijos y sobre todo a nuestras hijas como “mercancía sexual” en un mundo donde los abusos a menores aún es moneda común en muchos lugares. Este es un hecho extremadamente grave y peligroso. 


  1. "Las niñas van asumiendo con naturalidad perversa su condición de objetos sexuales". Así, se desarrollan mujeres frágiles, extremadamente vulnerables, inmersas en una batalla constante consigo mismas, de la cual es imposible que salgan victoriosas.
  2. indirectamente, este patrón de hipersexualización en las niñas podría estar relacionado con la aparición trastornos de la conducta alimentaria durante la adolescencia.
  3. Conlleva que las mujeres inviertan menos energía en el desarrollo de otras facetas de su ser para poder dedicar todo su esfuerzo a cultivar su imagen corporal.
Es cierto que los medios de comunicación tienen un papel fundamental en la difusión de estereotipos dañinos pero además no queremos dejar de llamar la atención acerca del papel de los padres y las madres en el impacto que tiene este. Proteger la infancia de los niños es una labor de todos: empezando por casa y llegando a la publicidad, la industria de la moda y el Gobierno. 


Es fundamental que las madres sean conscientes de que ellas son el principal modelo femenino de sus hijas y que si ellas se liberan del patrón de hipersexualización, estarán liberando también a sus hijas.

Del mismo modo, el papel de los padres, como figura masculina de referencia, también es fundamental. La forma de valoración del padre a las mujeres es captada por las niñas como modelo de valoración del sexo opuesto en general.

SI NO LO HACES POR TI, HAZLO POR ELLOS Y ELLAS, SU FUTURO DEPENDE DE TI.



siguenos en facebook siguenos en Twitter Canal de youtube

No hay comentarios:

Publicar un comentario