3 ene. 2014

Ir al psicólogo????, yo no estoy loco

Hoy en día sigue habiendo muchas personas que asocian acudir a un psicólogo o a una psicóloga con estar loco o loca o a tener un trastorno grave.

“Ir a un psicólogo... Yo????”

Hemos normalizado el tomarnos “pastillitas” para calmar los nervios, superar un estado depresivo o la ansiedad que nos produce alguna situación pero el acudir a terapia psicológica lo vemos como algo que no necesitamos...
Claro está que los medicamentos actúan a corto plazo y sólo conllevan el esfuerzo de ir a comprarlos mientras que la terapia puede ser más a medio o largo plazo y teniendo que esforzarnos e incluso teniendo que enfrentarnos a lo que no queremos ver.

Muchas veces esa pastilla que tomamos es como una tirita que cubre la herida, pero si no la desinfectamos y la curamos, con sólo poner una venda no va a sanar y en ocasiones puede incluso infectarse y empeorar.

No estoy en contra de los medicamentos, ya que estos son importantes y necesarios en muchas ocasiones, pero sí creo que a veces lo único que hacen es tapar el problema y al final sigue estando ahí, ya que, no trabajamos con él sino aliviamos síntomas.

Retomando el tema: si no es necesario estar loco para acudir a un psicólogo...

¿en qué situaciones es aconsejable hacerle una visitita a estos profesionales?


  •  Cuando nos encontramos perdidos y no sabemos qué hacer ante una situación o con nuestra vida en general. Un psicólogo puede servirte de brújula para que encuentres el mejor camino a seguir.
  • Cuando los sentimientos negativos de rabia, culpa, tristeza… conviven con nosotros demasiado tiempo o con demasiada intensidad y no dejan espacio para que estén los sentimientos positivos.
  • Cuando dependemos de alguna sustancia y/o persona y eso nos condiciona nuestras vidas.
  • Cuando hemos sufrido una pérdida y nos creemos incapaces de superarlo.
  • Cuando pensamos que no tenemos el control sobre lo que nos pasa, sobre lo que sentimos o sobre lo que hacemos.
  • Cuando tenemos síntomas físicos y no son debidos a ninguna enfermedad.

En definitiva, si comparáramos nuestra vida con un jardín, este puede pasar por épocas en las que esté lleno de malas hierbas, sea infértil, esté descuidado… y un psicólogo puede darte las herramientas necesarias y enseñarte a usarlas para transformar ese jardín, quitándole las malas hierbas, hacer que crezcan flores y árboles y convertirlo en ese jardín que cada uno quiera tener.

Así que no lo duden, si se han sentido identificados con alguna de las situaciones anteriores o simplemente creen que no están viviendo su vida de una manera positiva y adecuada acudan a un psicólogo o una psicóloga... no estarán locos, simplemente estarán buscando una solución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario