24 jun. 2014

Recomendaciones de estudio durante el verano


Y llegaron las vacaciones...!!! 


Y con las vacaciones nos encontramos a los más pequeños de la casa con mucho tiempo libre y con mucha energía y con pocas ganas de estudiar pero... es muy importante intentar que durante este tiempo de descanso, los niños no pierdan las rutinas de estudio y los conceptos básicos que han aprendido durante el curso.


Para esto hoy les dejo unas recomendaciones para ayudarles a organizar el tiempo con los mas pequeños durante las vacaciones.

lo más importante es tener claro que, al finalizar el curso, es importante que los niños y niñas descansen tras el trabajo de todo el año. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el verano es largo y pueden olvidar los conceptos aprendidos durante el curso.

Por ello, es recomendable organizar un plan de trabajo que no afecte al disfrute de las vacaciones pero que a la vez ayude a refrescar lo trabajado durante el año escolar.

 

Plan de trabajo:


  1. Elaborar un horario diario en el que se incluya, al menos, media hora de repaso, a poder ser por las mañanas.
  2. Favorecer un espacio tranquilo y sin ruidos y que sea siempre el mismo.
  3. Supervisar la realización de las actividades por si pudieran surgirle dudas al niño/a, pero no realizar las tareas que él/ella puede realizar por sí mismo/a.
  4. Durante esa media hora, es recomendable que los niños practiquen:
  • Lectura, centrándose en la comprensión de la misma
  • Escritura
  • Cálculo, numeración y problemas

Nosotros siempre aconsejamos utilizar el cuadernillo de repaso que el tutor o la tutora haya recomendado para el verano, ya que nadie mejor que los profes para saber lo que hay que repasar.

Una propuesta


Para facilitarles el trabajo puede servirles de ayuda este calendario para el verano con el que trabajamos con nuestros niños y sus familias.


Pasos para rellenar este calendario:
  • Imprimirlo claro :-)
  • Sentarse con los niños y rellenarlo juntos.
  • Tachar los días que se van a coger de vacaciones en familia y en los que el niño/a no va a estudiar nada (esa semanita en la que todos nos merecemos no estar pensando en los horario ni en tareas...)
  • Contar los días que nos quedan para que el niño trabaje.
  • Decidir qué materiales se van a utilizar para las tareas del verano (como se explicó anteriormente el cuadernillo de vacaciones, pero también un libro de lectura o de problemas, según las necesidades)
  • Contar el número de páginas o de ejercicios que se van a hacer.
  • Dividir el números de páginas o de ejercicios entre el número de días.
  • Escribirlas en la zona especificada para ello en el calendario.
  • Decidir el horario en el que  va a estudiar teniendo en cuenta la carga de trabajo. Si sale poca cantidad de trabajo, podemos disminuir el número de días a la semana (por ejemplo, lunes, miércoles y viernes, en vez de todos los días)
  • Escribir el horario en la parte alta del calendario.
  • Rellenar las páginas o ejercicios concretos que el niño debe hacer cada día (por ejemplo, "cuadernillo repaso, pág 2 a 7" y "libro lectura, pág 3 a 9")
Por ejemplo: En la familia de "Pepito" han decidido que estudie de lunes a viernes de 10:00 a 11:00, en su habitación  y le han recomendado un cuadernillo de 90 páginas. Si estudia todos los días de los meses de Julio y Agosto, serán un total de 45 días, por tanto 90/45= 2, Pepito tendría que hacer dos hojas de trabajo diario.

De esta manera, al haber dejado por escrito lo que el niño debe hacer cada día, "nos ahorramos"  tener que estar recordando y recordando lo que tiene que hacer a diario... Eso si, para que esto funcione se debe ser muy muy firme en la siguiente premisa básica:

Primero el deber y luego el placer



Así que a disfrutar de las vacaciones, sin olvidar repasar lo aprendido durante el curso que acaban de terminar!!!!

Felices vacaciones familias!!! 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario