1 jul. 2014

Docentes: esperadas vacaciones



Por fin llegó el verano. Apenas hace una semana que estamos oficialmente inmersos en la etapa estival y como todos los años, un grupo de afortunados trabajadores/as se disponen a disfrutar de sus deseadas vacaciones durante los siguientes dos meses. Como habréis podido intuir, me refiero a todos aquellos/as docentes que imparten sus clases en la formación reglada en concreto en escuelas de primaria, secundaria y formación profesional.

Agradecidas vacaciones, pero también merecidas. Y es que no son pocas las capacidades que un docente tiene que controlar y dominar en su día a día como profesional, sin apenas bajar la guardia un segundo delante de sus, unas veces más otras veces menos, atentos aprendices.

Mi intención a lo largo de la entrada de hoy no es otra que hacer una pequeña referencia dichas habilidades, haciendo especial hincapié en aquellas de carácter más social. Así pues entre otras podemos entender que un docente debe ser capaz de controlar aspectos que tienen que ver con: 

  • El discurso y su forma de realizarlo
  • Lo cognoscitivo y los contenidos y conceptos que se transmiten y trabajan.
  • Lo metodológico centrado en el cómo transmitir lo que se sabe.
  • La conducción del grupo y todo lo referido con las interacciones sociales
  • La evaluación y la forma de valorar si lo que se está haciendo sirve para algo.
  • El aprendizaje grupal yendo más allá de la concepción individual del alumnado.
  • La capacidad de propiciar la investigación y el descubrimiento del aprendizaje.



En este sentido los modelos educativos tradicionales se han centrado sobre todo en los dos primeros aspectos , dejando un tanto al margen o a la libre intención de cada docente el resto de destrezas, quedando especialmente relegadas todas aquellas habilidades que tienen que ver con lo social, y que desde mi punto de vista toman un papel fundamental en la adecuada relación de enseñanza-aprendizaje en la que se ven involucrados docentes y alumnado.

Si prestamos atención a estas habilidades es sociales podremos resaltar tres o cuatro, según se mire, que son especialmente interesantes y que no son otras que:
  • La empatía.
  • La asertividad.
  • La escucha activa.
 

La empatía

Comenzando por la primera, la empatía se entiende como aquella capacidad de ponerse en el lugar de las otras personas, salvando las distancias con el hecho de que hacerlo en estado puro es prácticamente imposible ya que cada persona siente y percibe desde su peculiar y única forma de ver y sentir el mundo. Ahora bien, una vez superado este escollo, ser capaz de ver las cosas desde la perspectiva del alumnado intentando comprender sus características y peculiaridades es algo que objetivamente es útil y necesario en el desempeño de nuestras acciones docentes.



La asertividad

En segundo lugar tenemos la asertividad, entendida como aquella capacidad que nos permite decir lo que pensamos y sentimos sin ofender, de manera que somos capaces sin agredir ni someter al otro a nuestra voluntad, de manifestar nuestras convicciones y defender nuestros derechos.Desde mi punto de vista esta es una de las habilidades más importante a la hora de prevenir posibles situaciones conflictivas en el aula, ya que no son pocas las veces en las que como docentes tendemos bien a dar un golpe en la mesa y mostrar nuestra faceta más agresiva ante las dificultades del aula, o en el caso contrario a aguantar y aguantar lo indecible situaciones insostenibles, demostrando nuestra faceta más pasiva y permisiva.



La escucha

Por último nos encontramos con la capacidad de escucha, algo a priori bastante lógico, pero que en más de una ocasión los docentes tendemos a relegar a un segundo plano cegados por nuestras intenciones discursivas centradas más en hablar que en escuchar. Teniendo en cuenta esto la escucha se puede entender de forma progresiva de la siguiente manera:

  • Oir, dónde no tiene por qué haber un procesamiento profundo de la información.
  • Escuchar simplemente, donde tan solo nos centramos en procesar la información y organizarla según lo que hemos comprendido.
  • Escuchar activamente, donde entra en juego la interactuación con el emisor del mensaje pidiendo aclaraciones o confirmaciones sobre lo que acabamos de escuchar.
  • Escuchar inteligentemente, donde lo que hacemos es dar un paso más incorporando la información recibida a nuestra experiencia y conocimientos previos, de manera que obtenemos algo mucho mas completo y útil en nuestro aprendizaje.



Así pues , viendo simplemente por encima todas aquellas cosas que debe ,no solo tener en cuenta, sino dominar un docente en su labor diaria, parece más que útil disfrutar de un periodo de descanso que permita reponer energía y fuerzas de cara al próximo curso. Lamentablemente en mi caso y en el de la mayoría de la gente nos tenemos que conformar con vacaciones un tanto más limitadas que esperemos que sirvan al menos para reconectar de la forma más adecuada, así pues felices vacaciones veraniegas para todos/as aquellos/as que tengan esa suerte ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario