22 jul. 2014

Y llegó el estrés pre-vacacional


Aunque para la mayoría de nosotros el verano es sinónimo de descanso y vacaciones, también puede ser una época de estrés, si tenemos en cuenta que según algunos estudios realizados en los últimos 10 años muestran un incremento del síndrome de estrés pre-vacacional que sufrimos el 65% de los españoles. Y digo sufrimos, porque a pocos días de mis vacaciones tengo TODOS los síntomas del estrés pre-vacacional. Por lo que hoy me gustaría profundizar un poco más en este tema y plantearos posibles soluciones para evitarlo o reducirlo considerablemente.

El estrés pre-vacacional consiste en una sensación de agobio que se siente en las semanas y/o días anteriores a cogerse las vacaciones, y que puede llegar a traducirse en problemas de concentración, dificultades para dormir y cambios de humor.

El problema radica en que cuando se acerca el momento de coger nuestras vacaciones normalmente sufrimos un aumento de presión, especialmente laboral. Tenemos que terminar el trabajo pendiente y asumir el de los compañeros que ya se están yendo, además de planificar el período de vacaciones, y todo esto justo en la época del año en que menos fuerzas nos quedan y más impacientes estamos por descansar. La realidad es que, sin que todo ello llegue a suponer un serio problema de salud, cada vez más personas sienten ese mayor estrés que les provoca incluso verdaderas dificultades para desconectar cuando ya están de vacaciones. En muchos casos, el estrés es provocado por la falta de equilibrio entre las necesidades personales, familiares y las de la empresa.




Aunque la solución parece complicada, es evidente que las vacaciones son imprescindibles y que necesitamos romper con la rutina y recuperarnos del esfuerzo realizado durante todo el año, por lo que eliminando la opción de no coger vacaciones, podemos intentar reducir el estrés que nos provoca este periodo haciendo una gestión eficaz de nuestro tiempo.



A continuación os dejo 10 consejos que leí en un artículo de periódico hace poco y me parecen interesantes y a tener en cuenta para gestionar nuestro tiempo de la forma más adecuada y evitar en la medida de lo posible agobiarnos por la falta de tiempo para realizar todas nuestras tareas:

1.-No dejar que nos “roben” el tiempo: (evita tareas triviales que puedes delegar: teléfono, e-mail, interrupciones, reuniones ineficaces, viajes, esperas….etc.)

2. Definir nuestras metas y objetivos:

  • Concentrarnos en pocas cosas: la mayor parte del tiempo estamos dedicados a resolver problemas secundarios.
  • Debemos enfocarnos en pocos objetivos pero importantes, será más eficaz resolver los problemas de uno en uno que muchos a la vez.

3. Planificar nuestras tareas por escrito:
  • Si dedicamos 8 minutos diarios a la planificación del trabajo diario podemos lograr ganar 1 hora diaria de tiempo para la realización de otras actividades.
  • Cuando planificamos podemos tener una visión más clara de los objetivos personales y profesionales que queremos lograr.

4. Hacer planes diarios:

  • Escribir las tareas, actividades y fechas en las que tenemos que realizarlas.
  • Calcular la duración de las actividades
  • Reservar tiempo de descanso.
  • Tomar decisiones sobre prioridades, sintetizar y posibilidades de delegación.
  • Control a posteriori – Dejar para otro día lo pendiente.

5. Establecer nuestras prioridades:

Los temas más importantes que sólo nosotros podemos resolver y los que podemos delegar en otras personas. Diferenciar entre lo importante y lo urgente.

6. Tener en cuenta la curva de rendimiento:

  • Por la mañana tenemos la mayor cantidad de energía, por lo que debemos reservar esa energía para resolver las situaciones más importantes o que requieran mayor desgaste físico y/o emocional.
  • Hacer descansos cortos varias veces al día, no más de 10 minutos, caminar y respirar aire fresco para ayudarnos a desconectar.

7. Reservar un tiempo para nosotros mismos:

Dedicar un tiempo para realizar actividades que nos ayuden a salir de la rutina, desconectar y liberar tensiones y/o estrés.

8. Delegar:

Decidir objetivo por objetivo y preguntarnos: ¿Tengo necesariamente que llevar a cabo yo mismo esta tarea o es que no la puede realizar tan bien (o mejor) que yo?

9. Utilizar una agenda de trabajo.

10. Ser consecuente.


¡Utilizando bien las técnicas de planificación del tiempo y los métodos de trabajo, podemos ahorrar cada día entre un 10 y un 20% de nuestro tiempo!

Espero que estos consejos os sirvan de ayuda y sobre todo ¡¡DISFRUTAD DE VUESTRAS VACACIONES!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario