23 ene. 2017

El perdón, ¿cómo lo vives?¿cómo lo enseñas?




¿Qué significa perdonar? Si perdono, ¿acepto que un comportamiento fue adecuado? ¿Ignoro el daño que me han hecho?

Cuando pedimos perdón de forma sincera, no volvemos a repetir el mismo hecho por el que ya hemos sido perdonados una vez. Esto significaría que las disculpas que hemos pedido no han sido del todo sinceras, sino que surgen de nuestra necesidad de dejar el asunto zanjado rápidamente.



Perdonar significa reconocer que, aunque no estemos de acuerdo con un comportamiento, el fin de este comportamiento ha sido desintencionado.

Perdonar significa creer que cada uno de nosotros hace lo mejor que puede o sabe.
Perdonar significa entender que todos pecamos, aunque nos juzguemos los unos a los otros por pecar de una manera diferente.

El perdón ha de ser un acto de egoísmo, hemos de querer perdonar porque hacerlo es el camino que nos llevará a sentirnos liberados de esas emociones negativas.
El perdón es un acto también de empatía y de responsabilidad que debemos enseñar a nuestros hijos. Es importante enseñarles a disculparse sinceramente y, para ello es necesario educarles a pensar el motivo por el que han de pedir perdón. Deja que él lo piense, no se lo transmitas tú a no ser que después de tomarse su tiempo siga sin entenderlo. Pero ten en cuenta también que la causa por la que un niño no pide perdón no es tan sólo su orgullo, puede ser también su vergüenza, o el miedo a las consecuencias de admitir que ha hecho algo por lo que debe pedir perdón.

 Los más pequeños no son muy conscientes de que sus acciones puedan herir a otras personas y, para que entiendan que deben pedir perdón es muy relevante que anteriormente hayan aprendido a respetar los límites. Si no sé cuáles son los límites del respeto, difícilmente sabré cuando los he superado.
Sobra decir, que la mejor forma de enseñar algo a nuestros hijos, es siempre con EL EJEMPLO.

siguenos en facebook siguenos en Twitter Canal de youtube

No hay comentarios:

Publicar un comentario