20 feb. 2017

¿Cómo aumentar las conductas positivas y eliminar las negativas?



 Hoy les voy a comentar algunos principios que pueden poner en práctica con vuestros hijos para aumentar las conductas deseables y eliminar las negativas:

  1. Igual que tú como padre o madre puedes modificar la conducta de tus hijos, éstos modifican de forma intuitiva tu propia conducta (si tu hijo sólo obedece cuando le gritas, te está enseñando a gritar siempre que te diriges a él).
  2.  Las normas deben ser muy claras, estar bien definidas, y ser adecuadas para cada niño según su edad. Por ejemplo, una norma no definida sería “el cuarto debe estar arreglado”; esta norma bien definida quedaría así: “el cuarto recogido es el pijama en su sitio, la ropa sucia en el cesto y los juguetes en el armario”.
  3. No pidas cosas que el niño no pueda hacer.
  4. Cuando exijas al niño, no actúes de forma contradictoria y conviértete en un modelo para él, no podemos exigir algo cuando nosotros somos los primeros en no hacerlo.
  5. Sé coherente en la aplicación de las normas: 
    1. Si prohíbes una cosa, hazlo siempre.
    2. Si crees que una situación merece una excepción, explícaselo al niño antes.
    3. No cedas después de muchas súplicas; pensará que se ha salido con la suya.
    4. Los castigos exagerados (un mes sin ver la televisión) suelen ponerse en momentos de rabia. Si lo hemos puesto, debemos cumplirlo, pero en estas ocasiones es muy difícil hacerlo. Cuando se sienta descontrolado dile que está castigado y que ya pensará luego el castigo. De ese modo, se dará tiempo para pensar y no pondrá un castigo que luego no pueda cumplir.
  6. Cuando se produzcan desacuerdos entre los padres sobre la forma de educar a los hijos nunca se debe discutir delante de ellos.
  7. Evita centrar la autoridad en uno solo de los padres.
  8. No delegues la autoridad en otro (el padre, la madre, el hermano mayor, ...).
  9. No te desautorices nunca: no reconozcas abiertamente ante sus hijos que ya no te respetan y no te obedecen.
  10. No modifiques los castigos una vez anunciados, especialmente si tu hijo se “ha salido muchas veces con la suya”. Pierde credibilidad.
  11. Trata de evitar las situaciones peligrosas. Por ejemplo, si tu hijo tiene dificultades para controlarse en los grandes almacenes, intenta que no te acompañe cuando haces una gran compra.
  12. Antes que prohibir siempre es mejor comunicar con firmeza la conducta que se quiere conseguir y la consecuencia.
-          Prohibición: “No juegues con la consola antes de estudiar”
-          Comunicar conducta deseable: “Tu horario de estudio es de 5 a 6:30, cuando acabes tus responsabilidades podrás jugar con la consola una hora”
  1. No castigues con algo que no puedas cumplir.
  2. Los castigos deben ser proporcionados a la falta:
    1. Busca castigos leves, inmediatos y relacionados con la conducta.
    2. Que no impliquen una desventaja para toda la familia.
    3. Cuidado con los momentos de tensión; los castigos prolongados no sirven.
  3. Acostúmbrale a pedir permiso, pero ten en cuenta que, si la respuesta siempre es no, hará las cosas sin avisarnos.
  4. Y, sobre todo, cree que tu hijo puede hacerlo, demuéstrale confianza y refuerza las conductas positivas con elogios y muestras de afecto.  

    siguenos en facebook siguenos en Twitter Canal de youtube

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario